Estamos en: Ciudad de la Costa, Las Piedras, Canelones, Aiguá, Maldonado, Montevideo, Paysandú, ... y seguimos creciendo...

Auspicioso comienzo para el uso cooperativo de software libre

Bajo la organización del grupo Linuxpay se llevó a cabo una nueva edición del Software Freedom Day en nuestra ciudad.
La jornada fue provechosa, señalaron a EL TELEGRAFO integrantes del grupo, que destacaron la concurrencia de expositores desde Montevideo específicamente para participar.
“Por lo que tenemos entendido en el Uruguay solamente Florida y nosotros éramos las dos ciudades capitales que organizábamos SFD, y es un estilo del grupo que lo hemos tratado de mantener. A pesar que a veces las concurrencias puedan no parecer multitudinarias, en estas cosas siempre todo aporte suma”, dijo Alfredo Sánchez [nota de libre.coop: socio fundador de Libre Coop] .


Uno de estos visitantes, Adrián Hitategui [nota de libre.coop: socio fundador de Libre Coop] , es en realidad un sanducero radicado en la capital del país, quien presentó una novedosa experiencia de cooperativa creada para ofrecer servicios de software libre. “La iniciativa me pareció

Adrián

muy interesante, en la medida que se forma una cooperativa de trabajo aplicando herramientas de software libre y hay como una sincronía, como una correspondencia entre la mentalidad de la cooperativa, entre los postulados del cooperativismo y la forma de trabajo a la que nosotros nos hemos ido acostumbrando, que es la del software libre: horizontalidad total, los liderazgos temporales por talento y siempre puestos a consideración, la equivalencia un hombre un voto, vale tanto el usuario nuevo que entra en una lista de correo como el gurú más grande”, explicó Sánchez.
Un factor clave en este concepto es de la “justa remuneración. No estamos hablando de tener ganancias siderales, como ha sido costumbre de la mal entendida industria de la informática, que básicamente era un monopolio que esclavizaba los usuarios. En este tipo de trabajo lo que se paga es la hora-hombre, que para calcularla habría que hacer una estimación de cuántas horas te llevó a vos adquirir la capacidad de poder rendir eso en una hora”.

DEMANDA
La cooperativa Libre.coop (esa es también la dirección en la web) se fundó formalmente el 19 de junio. “Han pasado nada más que cuatro meses, pero increíblemente con el solo hecho de difundirla hubo un montón de gente que empezó a demandar cosas. Entonces ahora estamos con cierta demanda insatisfecha entre cosas que nos han pedido y que las estamos resolviendo”, afirmó Sánchez, que es socio fundador.
Los integrantes por ahora son nueve, pero Sánchez señaló que ya “hay gente que tiene interés en acercarse. Algunos presentan currículum, pero hay otras formas de acercamiento que nos han propuesto que estamos procesando. Gente que tiene empresas funcionando en otro régimen y que quiere ver cómo sumarse sin asociarse directamente; otras cooperativas que tienen otros rubros que piden servicios a través de canje”.
Una muestra del potencial del proyecto es la gran cantidad de cooperativas que existen en todos los rubros con las cuales se podría llegar a trabajar. “Uno de los lugares a los que nos gustaría llegar como cooperativa es a darles apoyo TIC (tecnologías de la información y comunicación), porque a veces hay brutal transferencia de riquezas de una empresa cooperativa a una empresa tradicional en el rubro TIC a la que no le preocupa la ganancia justa, le preocupa el lucro, entonces ves gente que se juntó para tener un criadero o para tener una huerta comunitaria y sacan del bolsillo para mandar al embudo”.

OFICIAL
Otro de los visitantes al encuentro llevado a cabo en el Centro Universitario Paysandú fue Rodolfo Pilas, docente Grado 3 a cargo del Área Informática de la Facultad de Comunicación e Información en la Universidad de la República, entrenador y examinador RedHat y de la certificación Linux Professional Institute.
Pilas indicó a EL TELEGRAFO que existe mucha expectativa a partir de las normativas aprobadas en Uruguay que obligan a las dependencias estatales a incorporar software y formatos de archivos de código libre en su trabajo diario.
“Desde donde yo estoy no sé exactamente en qué está, yo estoy en la parte académica, entonces lo que veo es a distintos organismos del Estado preocupados en capacitar su gente para cambios a la hora de contratar software. Eso lo he percibido. Han venido empresas internacionales de software libre aquí a Uruguay, a establecer sus líneas de venta. Eso también fue el año pasado, y lo que yo veo es eso, es que hay una cierta preocupación de gente a la que tradicionalmente no le importaba, ahora está empezando a preocuparse porque en cualquier momento vamos a empezar a tener esto y queremos estar preparados”, señaló.
A la vez destacó el rol de “cosas como el plan Ceibal, que está todo basado en software libre, está todo el apoyo de la gente que está usando en sus teléfonos celulares Android y que en definitiva lo experimenta y le da lo mismo usar cualquiera”, sostuvo.

BUTIÁ
Alfredo Sánchez [nota de libre.coop: socio fundador de Libre Coop] destacó la participación en el encuentro de un grupo de estudiantes que viajó desde Chapicuy.
“Agradecemos a las profesoras Denisse y Graciela, que se tomaron el trabajo de conseguir un ómnibus, organizar a los gurises, gurises de 12, 13 años, que parece que les gustó mucho la jornada, se divirtieron pila con el robot de Butiá; tenemos que hacer o armar, conseguir algunos Butiá para Chapicuy, que no tienen, porque quedaron muy entusiasmados”, manifestó.

Fuente El Telégrafo

A %d blogueros les gusta esto: